Miercoles, 20 Febrero 2019

Básicos de la cocina

Porque de un buen diseño dependerá la funcionalidad y la estética, en esta galería te damos algunos consejos para tener en cuenta a la hora de planificar la tuya.



La cocina debe cumplir ciertos requisitos que otros ambientes con funciones menos específicas. Primero está la necesidad de integrar sistemas eléctricos, cañerías para el agua y gas. Esto de por sí, la convierte en un ambiente más complejo. Luego están las múltiples tareas que realizamos en este espacio como preparar las comidas, cocinarlas, almacenar todo tipo de alimentos y objetos relacionados con la cocina, y por último no debemos olvidar la limpieza. Para que todas estas tareas se lleven a cabo con soltura y fluidez, la distribución debe estar muy bien pensada, el aprovechamiento del espacio debe ser una prioridad y por supuesto, no debemos olvidar la parte decorativa y estética,

Triangulo de trabajo

¿Qué es el triángulo de trabajo? Así se llama la ubicación y distancia que hay entre 3 puntos clave: las hornallas, la bacha y la heladera (fuego, agua, almacenaje). Las cocinas que tienen triángulos de trabajo, perfectamente despejados, con una distancia casi equidistantes entre cada uno de los 3 puntos, son las más eficientes de todas.


Superficies de trabajo

Un error de diseño muy común es el de olvidarse de las superficies de trabajo. Estos son las mesadas o mesones sobre los cuales podemos hacer un sinfín de tareas, como cortar, amasar, armar diferentes platos e incluso limpiar la cristalería, cubertería o vajilla.


Espacios de guardado

A la hora de planificar la cocina es importante tener en cuenta cuáles serán los espacios de guardado. Vale destacar que además de módulos horizontales, es posible usar el espacio aéreo para aprovechar el espacio vertical.


Comedor diario

El comedor de diario es una adición fabulosa, que siempre que tengamos el espacio deberíamos considerar. Puede tratarse tan solo de una tabla desplegable con una par de sillas o taburetes o de un espacio de mayor envergadura.

Islas

La isla es una solución en muchos sentidos, ya que puede contribuir a crear un triángulo de trabajo más eficiente, sumar espacio de guardado y superficie de trabajo. Eso sí, jamás deberíamos instalar una isla si la libertad para movernos dentro de la cocina puede quedar restringida por ella.

Barras

Las barras de cocina también resultan sumamente prácticas. Pueden tener doble función, funcionar como comedor de diario y sumar superficie de trabajo. Son muy comunes en cocinas abiertas, ya que también funcionan para delimitar visualmente la cocina.

Iluminación

Un aspecto vital y a menudo postergado es la iluminación de la cocina. Como muchas de las tareas que realizaremos en ella no sólo son minuciosas sino que también implican ciertos riesgos como cortarnos, quemarnos, etc, contar con la luz necesaria no podría ser más importante. Aprovechar la luz natural al máximo posible.